Alimentación durante el confinamiento

Ya llevamos varios días de confinamiento y quedan más por delante, y uno de los aspectos a los que debemos prestar especial atención es a nuestra alimentación: por ello, a continuación, repasamos aquellos puntos importantes que podemos recordar a nuestros pacientes:

  • Hay que dedicar un tiempo a planificar los menús diarios, para no caer en la improvisación: por ejemplo, el plato de Harvard es una forma sencilla y muy visual de entender qué alimentos y en qué cantidad deben incluir diariamente; eso ayudará a que los menús sean equilibrados. Además, y debido a la falta de movimiento durante estos días, hay que poner énfasis en que las raciones deben ser algo menores.
  • Otro aspecto que es muy importante recordar es no descuidar su hidratación, poniendo un cuidado especial en los niños y mayores de la casa, que por las circunstancias propias de su edad tienen menor sensación de sed o no pueden manifestarla. Hacer hincapié que siempre la bebida de elección debe ser agua, tanto sola como aquellas preparaciones que la incluyen: caldos, infusiones, etc.
  • La importancia de hacer 5 ingestas al día: eso nos proporcionará una sensación de plenitud a lo largo de la jornada y evitará que asaltemos la nevera y comamos cualquier cosa, llegaremos a las comidas principales (comida y cena) con menos hambre y comeremos más racionalmente sin darnos atracones. Además, cada vez que ingerimos alimentos, para poder digerirlos y asimilar los nutrientes se consume energía, es decir, quemamos calorías. También debemos tener en cuenta que es importante establecer una rutina en cuanto a los horarios de las comidas, de forma que se distribuyan convenientemente a lo largo de la jornada y no dar el temido paseo a la cocina a picar alimentos hipercalóricos o poco saludables.
  • El sedentarismo al que estamos sometidos durante la cuarentena por COVID-19 tiene en algunas personas otra consecuencia, el temido estreñimiento. Para vencerlo, nos ayudará mucho el consumir alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, legumbres) y beber mucha agua.
  • Recordemos también cumplir con las raciones recomendadas de fruta y verdura (5 al día) y de lácteos (2-3 diarias), no abusar de las carnes rojas (1 vez por semana), y evitar el consumo de embutidos y fiambres en la medida de lo posible.
  • Es un buen momento aprovechar que estamos en casa para consumir productos frescos y volver a métodos tradicionales de cocina. Si hay niños, seguro les va a encantar aprender recetas cocinando en familia, además ayudará a inculcarles buenos hábitos tanto de alimentación como culinarios.
  • Este confinamiento además es una gran oportunidad para comer con calma: masticar bien y comer despacio son acciones que facilitan nuestra digestión y que nuestro organismo agradecerá. Si estamos solos, evitaremos comer mirando el móvil, la tablet o la tele; aprovechemos ese rato para reflexionar y desconectar; si estamos acompañados de la familia, estos son días perfectos para disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos mientras comemos.

Todas estas acciones lograrán que comamos de forma consciente (disfrutando los aromas, los sabores, deteniéndonos a mirar qué hay en el plato) y con conciencia (comiendo con moderación y responsabilidad).  Comeremos menos cantidad y de forma más saludable.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

Déjanos tus comentarios, dudas o sugerencias y te responderemos lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account